TLACOLULAN DE LOS VELASCO
Xalapa. Ver: TLACOLULAN DE LOS VELASCO / Revista Tlacuilo
Dos hermanos que quieren eternizarse en el poder

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2020-02-06

Un ejemplo que nos ilustra de cuerpo completo lo nefasto que ha sido el hecho de que las familias se hayan apoderado del PAN, es la del municipio de Tlacolulan, ahí dos hermanos pretenden eternizarse en el poder; sucede que David Velasco Hernández, actual alcalde, heredó el cargo de su hermano, Raúl Velasco (no se ría, así se llama); quién ya se está preparando para, ahora, relevar a su hermano y ser otra vez alcalde; negocio 100% familiar.

El atraso en ese municipio es lastimero, no hay ni siquiera Internet, ni señal de celular, vaya, ni tan siquiera teléfono fijo; lo que hace que una comunidad ubicada a escasos cuarenta minutos de la Capital del estado, viva incomunicada.

Además, usted no lo va a creer, pero los pobladores acusan al alcalde de ser el principal opositor para que lleguen esos servicios, pues le conviene el dinero que llega etiquetado por marginación y que aseguran los habitantes que va directo al bolsillo del tocayo de “Vicho” Chedraui.

Lo mismo sucede con los caminos pendientes de habilitar, las obras son retrasadas lo más posible para no perder ese dinero extra.
Lo importante para el alcalde es tener lana, de ahí en adelante el pueblo que se friegue.

LA ALDEA PITUFA DE VERACRUZ

Alguien debería de legislar con respecto al color de pintura de los edificios públicos, y si está establecido que lo respeten; porque sucede que son “decorados” con el color del partido político en turno; hay desde las alusiones sutiles hasta lo grotesco y descarado; un caso grotesco es el del palacio municipal y la plaza pública del ya mencionado municipio de Tlacolulan, que están pintarrajeados de color azul Pitufo, con detalles en azul ciclamino; y no crea usted que es porque el alcalde David Velasco se considera un príncipe azul, es debido a que él fue de los candidatos panistas que el PAN le impuso al PRD, y ganaron.

Así que en homenaje y difusión de su partido, don David decidió teñir de azul el Palacio, el Kiosco y las bancas del parque; la aldea pitufa le quedó chica. Lo dicho; sería bueno que hubiera control de esas cosas, porque “la forma es fondo” y en estos casos la forma deforma.