LOS ABUSIVOS DE LA PANDEMIA
Xalapa. Ver: LOS ABUSIVOS DE LA PANDEMIA / Revista Tlacuilo
Los aprovechados de la psicosis colectiva

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2020-03-20

“A río revuelto ganancia de pescadores”; muchos empresarios se caracterizan por su voracidad y falta de sensibilidad, y ante emergencias o cambios sociales muestran el cobre.

Es el caso de las tiendas Oxxo, que colgándose de la disposición de no dar bolsas ahora las venden, no son caras, cuestan un peso, pero esa cantidad que por unidad es poco, si se suma a todas sus tiendas si es algo fuerte; salieron más canijos que bonitos, pues no solamente se ahorran el gasto, sino que hasta están sacando ganancia con la venta ahora de las bolsas que antes obsequiaban.

Otros voraces son los supermercados; supondríamos que estarían conformes con vender mucho a consecuencia de la histeria colectiva del coronavirus, pero no; sabedores de que la gente está comprando a cualquier costo, inflaron los precios de sus productos de manera significativa.
Estará muy loco el presidente del Salvador, pero él sí les amarró las manos a sus comerciantes, aplicando sanciones a quienes elevaran sus precios injustificadamente; pero en México y Veracruz, los están dejando sueltos.

POR LAS NUBES LOS MEDICAMENTOS
Y si los productos “secundarios” han elevado sus precios, los fármacos ni se diga; los antigripales están por las nubes; han subido sus precios hasta en un 300%. El gel antibacterial ya se volvió un artículo de lujo y los cubre boca ahora son el equivalente a usar una corbata cara o una bolsa de marca.

A final de cuentas la pandemia sí es un grave problema, pero se acentúa más por las ambiciones desmesuradas tanto de los políticos como de los empresarios.
Ahora más que nunca lastima al ciudadano el discurso demagógico, en el que dicen que los hospitales públicos son una maravilla y que cualquiera puede practicarse una prueba de coronavirus, pero en la realidad siguen siendo los mismos que hemos conocido siempre, con sus mismas carencias y sus mismos tiempos laaargos para agendar una consulta o atender una urgencia.

Lo malo no es que sea tan chafa la Salud pública, sino que nos ilusionen diciendo que es rete´bonita.
MERCENARIOS DE LA SALUD
¿Qué decir de los hospitales privados? Que ante la psicosis colectiva están haciendo su agosto practicando pruebas clínicas de coronavirus. Algunos pacientes reportan que en la Ciudad de México hay hospitales privados que les entierran el diente cobrándoles hasta 10 mil pesos por cada prueba.

Acá en Veracruz se están portando menos “buitrones”, y en hospitales como la Beneficencia Española las cobran en 3 mil quinientos.
Obvio que sí hay quién cubre los dos requisitos que necesita el hospital para “atenderlos”, 1.- tener dinero suficiente y 2.- estar desesperado.

A final de cuentas las clínicas privadas están haciendo algo que podría considerarse como un fraude, porque no cuentan con el certificado del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), por lo que sus pruebas no tienen valides oficial, así que terminan siendo un mero paliativo, muy caro por cierto.

El costo real de la prueba es de 104,95 dólares; según lo dio a conocer el subsecretario Hugo López-Gatell.
El Gobierno federal está dejando correr a los laboratorios privados de quienes ha dicho López-Gatell que sí están autorizados para practicar la prueba, pero no están certificados ¡No pos sí! Más claro ni el agua… de los lagos del Dique.

El Gobierno de Veracruz ha sido más tajante y los ha desautorizado, pero no les hacen caso.
(Imagen/Elsaltodiario)