EL PECADO DEL CHABELOTE
Xalapa. Ver: Chabelote / Revista Tlacuilo
Ya le dicen "el roba muertos"

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2020-01-21

El delito que cometió el diputado Chabelote es grave; se trata del robo de un cadáver; así como lo oye.
Todos sabemos que Eric Aguilar está enloquecido por el poder, pero no imaginábamos que a tal grado.

Comentan habitantes de Alto Lucero que tras el fallecimiento violento (ignoramos si homicidio o accidente) de un familiar del diputadote, el legislador se presentó ante el ministerio público para exigir que le fuera entregado el cuerpo; al negárselo las autoridades porque le tenía que practicar la autopsia de ley, el ex mariachi empezó a echar madres y a invocar el poder de su escaño: “¡soy diputado y me vale madres!”, gritaba encolerizado, narran los testigos.

Acto seguido se llevó con lujo de violencia el cuerpo para después proceder a entregarlo a la familia para ser velado y sepultado.

Dicen que el diputado por Misantla no solamente se robó el cuerpo, si no que enseñó el cobre y hasta con la camilla se quedó.

POR UN “EXABRUTO”
La ley señala que a cualquier persona que fallece en la vía pública obligadamente se le debe practicar la autopsia; con mayor razón sí la muerte se produce por violencia de cualquier tipo; suponemos que en algunos casos puede solicitarse la dispensa de ley, pero mediante un proceso legal, no vivimos en la prehistoria para hacerlo a través de la violencia como el diputado Eric Aguilar; ni en los tiempos de Echeverría para hacerlo mediante “charolazo”.

Con “la puntada” de llevarse un cadáver “a la mala”, el Chabelote violó una serie de asuntos legales que lo más probable es que lo lleven a prisión, pero para que eso suceda tendrá que ser desaforado.

Sus homólogos que lo defienden deberían estar conscientes de que cometió un delito; y si consideran que el tema es político, pues él se habría puesto de a pechito para que lo tronaran ¡Ni cómo ayudarlo!

LOS “BAILADORES” DOS CARAS
Algunos personajes del PAN navegan con una doble moral, una muy severa para juzgar a sus opositores y otra laxa para sus “aliados”; no es la primera vez que defienden a representantes populares que han transgredido la ley; todo es permitido, tolerado y perdonado si el delincuente sirve a sus intereses y existen muchos en Eric Aguilar, por eso inmediatamente los diputados Bailadores salieron en su defensa a pesar del acto de prepotencia que cometió ¡Robarse un cadáver de manera pública! el doctor Frankenstein le quedó corto al Chabelote.