COMPARECIÓ EL GOBERNADOR
Xalapa. Ver: Compareció Cuitláhuac / Revista Tlacuilo
VENENOTAS

Por El Tlacuilo

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2019-12-11

Cuitláhuac García Jiménez, ya sabía que su comparecencia en el Congreso no sería entre un lecho de rosas; sin embargo, que así sucediera y transitara entre una serie de cuestionamientos por parte de los diputados le dio al acto público la validez democrática que requieren estos tiempos.
El pleno del Congreso estuvo repleto, todas las butacas ocupadas; por el pasillo del fondo no cesó el transitar constante de prensa y personajes políticos.
Entre los asistentes VIP de las butacas, estuvieron la presidenta del Poder Judicial, autoridades militares, Fiscales, titulares de las Secretarías, funcionarios estatales, Presidentes Municipales y de Partidos Políticos, además de algunos colados; tal como lo mandatan los usos y costumbres.

POZOS HABLÓ POR MORENA
La primera intervención correspondió a la bancada mayoritaria de Morena; cuyo vocero fue José Manuel Pozos Castro; quien expuso una larga lista de preguntas al Gobernador Cuitláhuac García; algo así como catorce temas que abarcaron la mayoría de asuntos políticos en torno a la administración estatal; incluido desde luego la Seguridad Publica; que fue un tema recurrente durante la intervención de todos los diputados representantes de las bancadas; también lo fueron Salud y obra pública, pero no de igual manera, el primer lugar de cuestionamientos los ocupó Seguridad Pública.

LOS CLONADOS AZULES
Por primera vez participaron en tribuna las dos bancadas panistas, la “pirata” autodenominada “Mixta Acción Nacional”, que preside Marichoques Gamboa; y la “original” que responde al nombre de “Partido Acción Nacional”, y que dirige Omar Miranda Romero.
El discurso de Gamboa Torales fue a su estilo y del grupo que representa; con la bilis que derrama siempre su jefe político; fue la única alocución que trasgredió el margen de respeto institucional que predominó durante la intervención de las otras cinco bancadas existentes de la actual Legislatura.
Su reclamo por la destitución de Winckler fue airado y calificó a sus homólogos (sin decir nombres) de empleados del Gobernador.
La respuesta por parte del ejecutivo fue directa, se declaró creyente del debate, pero descalificó que se haga recurriendo a la mentira, incluso invitó a la nueva presidenta a repasar la Constitución.
Omar Miranda no quiso quedarse atrás y también fue álgido, aunque sin rebasar la línea del respeto; se centró en hacer una crítica directa a los Secretarios y se quejó de que no han sido recibidos por Hugo Maldonado; secretario de Seguridad; a lo que Cuitláhuac García puntualizó que ya tuvieron a los Secretarios compareciendo, y esa fue la oportunidad para hacerles todos cuestionamientos que consideraran.
Aunque al cerrar su participación y despedirse de los diputados, García Jiménez les aseveró que no desestimaba sus cuestionamientos a los integrantes de su Gabinete, afirmó que sí hará una revisión a su desempeño, y que el año entrante que se verán en el Congreso podrán evaluar hasta donde tomó en cuenta sus reclamos ¡A temblar secretarios!

PRI VERDE EN VOZ DE ERIKA AYALA
Erika Ayala Ríos, a nombre del grupo mixto PRI-Verde, hizo gala de una gran oratoria, como siempre; llamó a usar la mesura a sus homólogos al evaluar un Gobierno que apenas tiene un año de iniciado, lo cual afirmo que es un plazo muy corto; dijo asumir la responsabilidad que les corresponde como oposición, que es la de ser críticos para ejercer los contrapesos necesarios. Llamó a dejar a un lado las confrontaciones para dar paso al diálogo que contribuya al formar un mejor Veracruz; es decir, dio el garrotazo y pasó el trapito para curar el chipote con sangre.
También mostró preocupación por la inseguridad.
Al igual que las bancadas azules, exhortó al Gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, a evaluar la labor de sus secretarios.
Al estilo de José José llamó a que “ya lo pasado, pasado” y consideró que es tiempo de gobernar viendo hacia adelante.
Concluyó deseándole éxito al actual Gobierno por el bien de los veracruzanos. Su mensaje fue elocuente pero mesurado.

COLMILLAZO DE GUIZAR VALLADARES
Sin lugar a dudas, el discurso más político fue el del diputado líder de la minibancada “Del Lado Correcto de la Historia”, que repartió parejo pero de manera conciliadora; lo mismo cuestionó la falta de capacidad (que él considera) de algunos secretarios, como la destacada labor de otros.
Llamó a fortalecer la figura del Gobernador, destacando el hecho de que a todos conviene ser representados por un Gobernador fuerte. Invitó a la oposición a que no se convierta en un obstáculo para el desarrollo de la actual administración; y ya entrado en gastos, les pegó una barrida a los integrantes del Gabinete, a los que recurrentemente se han brincado las trancas y han rebasado la autoridad del primer mandatario… ¡Se vale sobar señores secretarios!
Urgió al Gobierno a que pague los adeudos con la iniciativa privada, sosteniendo la tesis de que esa será una de las principales acciones para reactivar la economía del estado.
Gonzalo Guízar Valladares fue el único orador que se llevó los aplausos del respetable público por su discurso.

INTERESANTE ENCUENTRO DE PODERES
Igualito que en la película de los Tres Huastecos, “lo que pudo ser tragedia resultó ser vacilón”; o dicho de manera más propia, mientras muchos esperaban que la comparecencia terminara en encuentro y rompimiento entre el ejecutivo y los diputados; sucedió todo lo contrario; el acto fue propositivo, se logró el dialogo y hasta los diputados más álgidos se pronunciaron dispuestos a establecer puentes, para apoyar acciones en favor de los veracruzanos.
El evento terminó siendo un ejercicio democrático muy interesante, en el que a pesar del acartonado formato, sí se logró la comunicación entre dos de los poderes más importantes de la estructura del Estado.
Se habló de manera directa y se respondió de la misma manera; esperemos que las cosas no solamente queden en palabras y que ese encuentro marque una nueva etapa en la política entre poderes, instituciones y grupos sociales; bueno ¡se vale soñar!