EL SÍNDICO “TRAGA BALAS” Y LA JUSTICIA
Xalapa. Ver: Disputa Síndico VS Alcaldesa / Revista Tlacuilo
VENENOTAS
Por El Tlacuilo

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2019-11-26

POLÍTICA TEÑIDA DE SANGRE
Desafortunadamente la política en Veracruz no logra deslindarse de la violencia que la ha acompañado recurrentemente durante su historia; los Lamentables asesinatos que se han suscitado en el estado ponen en práctica el principio filosófico de: “Para qué discutir si podemos darnos en la madre”.
Dentro de la larga lista están los homicidios de la hija de la diputada federal de Morena, Carmen Medel; del hijo del síndico único del ayuntamiento de Chalma; del líder de la CTM, Víctor López; de la síndico de Jilotepec, Beatriz García; de la alcaldesa de Mixtla, Maricela Vallejo y su esposo; y del diputado Juan Carlos Molina; por citar algunos casos.
Ahora faltó poco (nuevamente) para que le quitaran la vida del síndico de Soteapan, Crisanto Bautista.

DURO DE MATAR
Al Síndico de Soteapan, Crisanto Bautista Cruz ya se le puede apodar “El tragabalas”.
Hace ocho meses fue balaceado y herido con ocho impactos, sucedió afuera de su domicilio; lo atacaron dos sicarios “fantasmas; en aquella ocasión fue hospitalizado grave, estuvo en estado de coma dos semanas, pero sobrevivió.
Ahora nuevamente lo balearon, pero volvió a sobrevivir; esta vez los agresores fueron todo un comando, pero afortunadamente tenían menos puntería que los anteriores sicarios, ya que el síndico “solamente” recibió tres impactos de bala.
Dichosamente Crisanto tiene más resistencia al plomo que un chilango en medio de una “contingencia ambiental”; pero esperemos que ya lo protejan las autoridades y no se esperen a que haya un tercer intento; no se vaya a cumplir la sentencia de que la tercera es la vencida.
Por lo pronto quizás podría inscribirse en el récord Guinness, porque no creemos que haya otro ser humano sobreviviente después de once balazos.

HISTORIA ANTIGUA
En el primer atentado contra el síndico de Soteapan, Crisanto Bautista Cruz, resonó como responsable el esposo de la alcaldesa, Juan de Dios Guillén Guízar (se apellida de Dios, pero al parecer es del demonio).
Esta ocasión es directamente el síndico quien acusa a la alcaldesa Deysi Sagrero Juárez y a su marido de ser los autores intelectuales del atentado; refiere que horas antes la munícipe lo amenazó de manera directa sentenciandole: “este día vas a caer”.
El pleito entre la alcaldesa y el síndico ya es añejo, incluso Crisanto comandó al Cabildo para pedir la destitución de la señora presidenta. Es grave que de las acusaciones mutuas se haya pasado a los balazos unilaterales; alguien tendrá que meter orden.
Deysi Sagrero llegó a la alcaldía tras un polémico proceso electoral en que el Ople tuvo que hacer un recuento de los votos; durante esos momentos de tensión, Sagrero fue respaldada por su compañero de fórmula Crisanto Bautista; sí se querían.
Desde entonces la violencia empezaba a asomarse en el municipio de Soteapan, hubo enfrentamientos a golpes y pedradas entre los seguidores de doña Deysi y los operadores de su rival más cercano, el antorchista, Cenobio Ramírez.

DE GRUPOS
Políticamente al síndico agredido se le relaciona con el PAN tradicional, mientras que la alcaldesa se dice protegida por el grupo neopanista que ignoró olímpicamente la petición que el Cabildo hizo al Congreso para que obligara a la munícipe a transparentar la cuenta pública. “El Bailador” siendo presidente de la Jucopo hizo caso omiso.
La negligencia y arropamiento de la Legislatura anterior casi le cuesta la vida en dos ocasiones al síndico. Por fortuna los regidores se han salvado de los balazos.

DESAFUERO EN PUERTA
Es verdad que nadie puede ser juzgado solamente por acusaciones sin pruebas, sin embargo mínimo se debe investigar a fondo; es inverosímil que después de que hace ocho meses el síndico de Soteapan fue baleado y señaló por nombre y apellido al presunto responsable no haya sucedido nada.
Las circunstancias políticas eran otras en aquel momento, pues el grupo que protege a la alcaldesa estaba con “todo el pinche poder en la mano”; pues tenía el control de la Fiscalía General del Estado.
Este segundo atentado sucede en un Veracruz que cambió de manos y tiene una nueva Fiscala, un nuevo Congreso y hasta un Orfis renovado.
Seguramente vendrá el desafuero de la alcaldesa para que enfrente las acusaciones como cualquier ciudadano normal.

SE SOLICITA RELEVO
La administración de la alcaldesa Deysi Sagrero inició sostenida con pinzas y actualmente se mantiene sujeta con alfileres.
Los cuestionamientos por parte de sus gobernados han sido recurrentes y la falta de entendimiento con su Cabildo ha tomado sesgos hasta delictivos, con las graves acusaciones ya mencionadas.
El gobierno de Soteapan es una más de las administraciones municipales que no creemos que lleguen al final del cuatrienio con el mismo alcalde a la cabeza; seguramente tendrá que haber cambio en la presidencia municipal de Soteapan; entonces el agarrón para ocupar la silla embrujada del Ayuntamiento será entre el suplente y el síndico “traga balas”; esta historia continuará.

(Foto/Liberal del Sur)