LOS TRES PRESIDENTES DEL PAN VERACRUZANO
Misa de tres padres


Banderilla, Ver. / 2019-10-04

Tener dos o tres teléfonos celulares da caché; igual sucede cuando se tiene más de un vehículo o se poseen varias casas; pero tener tres presidentes de partido es un lujo que muy pocos pueden darse, pero como el PAN es muy fifí, pues tiene tres presidentes ¡Que fresas!
Uno es Pepe Manchado que representa al pasado, pero que algunos nostálgicos de lo que fue aún le hacen caso; es evidente que quienes siguen a Manchita Voraz disfrutan su presente, pero están pateando su futuro.

El otro es la presidenta Adrianita que enviaron del Comité Ejecutivo Nacional para hacerse cargo de manera interina de ese partido; en éste momento es la más “ganón”, porque tienen en sus manos el uso de las finanzas y la toma de las decisiones.

Y el tercero, pero no por eso menos inquieto es Joaquín Guzmán Avíles, que, aunque ya ganó la elección interna aún no toma posesión de la silla presidencial; es más, no se la han dado ni siquiera a oler.

PAN VERACRUZ EN EL LIMBO
Los trámites burocráticos de Acción Nacional tienen al PAN de Veracruz en el limbo, Manchita no se ha ido del todo, el interino sabe que ya casi se va, y el Chapito aún no puede disponer del cargo que se ganó a sangre y fuego en los tribunales y en las urnas.
He ahí el motivo por el que no hubo cambio de políticas después de su elección interna. Resulta evidente que las acciones de los diputados (por ejemplo) al salir en defensa de Winckler no representan la esencia de lo que se supone que será a futuro de ese partido.
Pues ya ve usted, donde quiera se cuecen habas y si son habas rancias se tardan más en cocer, incluso, si alguna mano negra le baja el fuego a la estufa, pues se tardarán horas en estar listas.

Pues por mientras el Chapito tendrá que aplicar la técnica de Kaliman, pura serenidad y paciencia, y en una de esas hasta será necesario recurrir al “actus mortis”.