LAS CUOTAS ESCOLARES LO COTIDIANO Y MUNDANO DE HOY
Xalapa. Ver: Dinero sin control / Revista Tlacuilo
Dinero sin control

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2019-08-30

La doble moral en algunos temas económicos afectan a los ciudadanos; un ejemplo vigente en este momento son las cuotas “voluntarias” de las escuelas, que por tener la etiqueta de no ser obligatorias están libres de cualquier fiscalización oficial.

Alumnos de todos los niveles tienen que “entrar a Belem cantando” para poder tener acceso a la educación “gratuita”.

Desde el jardín de niños hasta la Universidad cada alumno tiene que aportar dinero que es aplicado conforme cada escuela decide; y si resuelven repartírselo pues lo hacen.

En el caso de la UV los alumnos desmintieron a la rectora quien aseguró que no era requisito para inscribirse pagar el dinero para un fondo que apodan “Pro-Mejoras”, pero a final de cuentas nunca les informaron a los universitarios que la cuota era voluntaria y si no llegaban con su comprobante de pago bancario, pues no los apuntaban.

El sablazo, incluyendo lo de ese fondo, fue de fue de 3 mil 527 pesos por alumno.
¿Educación gratuita? ¡Mis polainas!

PODEROSO CABALLERO DON DINERO
En diversos puntos del país, entre ellos el norte de Veracruz, fue denunciado que el primer día de clases las Mesas de Padres de Familia respaldadas por los directores de las escuelas no les permitieron el acceso a los planteles a los alumnos que no habían pagado las cuotas “voluntarias”.

Los moches para las escuelas son elevadísimos, fluctúan entre los 900 y 3 mil pesos, que si los sumamos al número de alumnos se convierten en cantidades ya muy respetables.

Las Secretarías de Educación se hacen de la vista gorda porque de lo contrario tendrían que hacerse responsables de algunos gastos que los padres y maestros cubren con ese dinero.

Insistimos en que se haga de una vez oficial ese cobro o que se anule, porque en el arca abierta hasta el más justo peca y las cuotas escolares de los más de 30 millones de alumnos que cursan desde jardín de niños a preparatoria en México están abiertas de par en par al igual que la de las Universidades; sino que le pregunten a la rectora Ladrón.

SE APROVECHAN DE SU NOBLEZA
Si acaso los padres de familia se defienden y logran evitar pagar el dinero de inscripción y las cooperaciones; el alumno corre el riesgo debido a ese hecho de ser discriminado al interior de la escuela; es más los mismos padres o tutores son incapaces de no realizar el pago por la pena de ser estigmatizados.

Se sabe que la imposibilidad de pagar ese dinero ocasiona un considerable número de deserción escolar.
Si usted como padre de familia desea defender su derecho a la educación gratuita debe sustentar su argumento en la Ley General de Educación.

Si las autoridades de la escuela no la respetan debe hacerla valer de manera directa presentando una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

CON LA LEY EN LA MANO
La Ley General de Educación en su artículo sexto prohíbe el cobro de cuotas escolares: “Las donaciones o cuotas voluntarias destinadas a dicha educación en ningún caso se entenderán como contraprestaciones del servicio educativo. Las autoridades educativas en el ámbito de su competencia, establecerán los mecanismos para la regulación, destino, aplicación, transparencia y vigilancia de las donaciones o cuotas voluntarias. Se prohíbe el pago de cualquier contraprestación que impida o condicione la prestación del servicio educativo a los educandos”; más claro ni el agua.

Así que si no hay dinero para cuotas o es usted un convencido de que la educación debe ser gratuita como lo mandata nuestra Constitución, ármese de valor, seguramente saldrá victorioso porque le asiste el derecho de no pagar nada.