AMBULANTES Y CANTINAS A LA ALZA...
Xalapa. Ver: Cantinas a la alza / Marcos Cruz "Tlacuilo"
Xalapa ciudad sin ley

Marcos Cruz "Tlacuilo"
Xalapa. Ver / 2019-08-22

AMBULANTES Y CANTINAS A LA ALZA
El comercio ambulante en Xalapa se ha incrementado; para no meternos de golpe y porrazo al bochornoso tema de ayer en la calle Revolución vamos a tratar primero lo que sucede fuera del primer cuadro de la ciudad.

En varias calles han aparecido puestos de fritangas, tacos, frutas y todo tipo de comida, sin que las autoridades de Comercio municipales ‚Äúse percaten‚ÄĚ.

No crea usted que los vendedores irregulares se esconden, están ubicados en avenidas tan importantes como Arco Sur, Américas y 20 de noviembre, por citar algunas.

Paradójicamente mientras que a los ambulantes que ofertan sus mercancías en puestos de lámina y camionetas no se les molesta; si alguien quiere montar un local formal, pagando impuestos, se lo complican de manera impresionante.

Ayer sucedió un hecho insólito, inspectores del Ayuntamiento se fueron contra minicomerciantes ambulantes de la calle Revolución, no sabemos si por la presión social o para taparle el ojo al macho; pero a los inspectores les fue mal y les salió el tiro por la culata ¡Válgame!

INSPECTORES A LA GUERRA SIN FUSIL
Dicen que son odiosas las comparaciones, pero en la Ciudad de M√©xico cuando van a decomisar mercanc√≠a de los ambulantes los inspectores de comercio est√°n resguardados por fuerzas policiacas; sin embargo en Xalapa los mandaron de carne de ca√Ī√≥n a querer quitar a los comerciantes furtivos que se instalaron a un costado del mercado Jauregui.

Los inspectores se vieron pasaditos de gandayas pues se excedieron y en lugar de retirar solamente a los ambulantes les decomisaron sus mercancías.

Entonces que se engorilan los marchantes; sometieron a los inspectores y les bajaron de la camioneta oficial su mercancía mientras la gente que transitaba por la calle les echaba porras ¡De pena ajena el caso!

AMBULANTES AFERRADOS
Para meter orden en una ciudad como Xalapa los golpes de autoritarismo son lo menos indicado; se tiene que actuar dentro del marco de la legalidad; pero si van a utilizar la fuerza que lo hagan bien, o que m√≠nimo les paguen un buen seguro de gastos m√©dicos a sus inspectores porque en una de esas les van a ‚Äúpartir su mandarina en gajos‚ÄĚ.

Si como defiende un ambulante sus dos metros cuadrados de banqueta hubiéramos defendido los mexicanos Texas; seguiría siendo nuestro y los gringos nos tendrían miedo.

Ahora que si van a retirar ambulantes que lo hagan parejo, porque de lo contrario los mal pensados podrían suponer que se trata de apretar solamente a los comerciantes que no pertenecen a grupos afines al gobierno.

PULULA LA VENTA IRREGULAR
Insistimos en que el comercio ambulante en Xalapa no crece en zonas remotas de la ciudad; ah√≠ va un ejemplo simpl√≥n; en la avenida araucarias se instala un tianguis dos d√≠as de la semana desde hace muchos a√Īos, la novedad es que un puesto de tacos de guisado que lleg√≥ con los dem√°s comerciantes ahora ya se queda toda la semana y no solamente los d√≠as del mercado.

Como ese puesto (muy sabrosos por cierto los tacos tierrosos) se qued√≥ y no pas√≥ nada, pues tambi√©n se instal√≥ ya de fijo ‚Äúel de los quesos‚ÄĚ; despu√©s lleg√≥ una se√Īora con fritangas que subarrenda su espacio los fines de semana a unos pollos a la le√Īa; total que a espaldas de la VW ya existe algo as√≠ como una mini plaza gourmet de ambulantes‚Ķ que ya son fijos.

M√°s delante de la avenida hay tamaleros, vendedores de helados y lo que a usted se le ocurra.

Si gira usted hacia la zona de oficinas de gobierno encontrar√° varios coches que son √©mulos de ‚ÄúMarquitos‚ÄĚ y se instalan vendiendo tacos.

En fin, el comercio informal est√° a todo lo que da.

ARAUCARIAS ET√ćLICA
Ya metidos en la avenida Araucarias podemos destacar que empiezan a proliferar los bares en la zona; el truco es sencillo, los instalan en segundos o terceros pisos de plazas comerciales, pero bueno, los borrachos salen siempre a la misma calle que si estuvieran a ras de piso.

Incluso enfrente de la primer plaza entrando por L√°zaro C√°rdenas a Araucarias, anuncian con unas lonas la pr√≥xima inauguraci√≥n de un antro; el lugar en donde lo est√°n construyendo para instalarse es muy conocido por los vecinos ya que en varias etapas han intentado que funcionen ah√≠ bares, pero todas las ocasiones que lo han intentado las autoridades se los han clausurado. Ahora los nuevos due√Īos presumen que est√°n muy palancas con las autoridades, a ver si es cierto.

El lugar tiene un permiso de restaurante con autorización de venta de bebidas, pero pretenden abrirlo como un antro tirándole a cantina; igualito que otras manos han intentado hacerlo con anterioridad.

LA NECESIDAD
Ahora bien, en el tema de los ambulantes hay que reconocer que la oferta de empleo está del caramba; así que si nos dan a elegir entre que los desempleados se metan de malandros o de ambulantes, pues preferimos verlos vendiendo en las calles.

Para ejemplo un bot√≥n de muestra: un buen amigo que trabaj√≥ en Gobierno Estatal durante muchos a√Īos, en un cargo menor; fue despedido durante el minigobierno; el hizo su demanda laboral de ley, pero mientras espera que se resuelva vende pan en las calles, que el mismo cocina; son unas conchas rellenas rete¬ī sabrosas, pero el amigo carga su canasta con tanta dignidad que parecer√≠a que trae caviar de beluga.

La mayoría de quienes tienen que vender en las calles son de esa calidad de esfuerzo; así que insistimos; antes de reprimir es conveniente evaluar todos los factures sociales; no nada más hacerlo para lucirse, porque como ya sucedió, les sale al revés.