CONCLAVE EN EL ESTERO
Xalapa. Ver: Cónclave / Revista Tlacuilo
Desinflados

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2019-08-15

En el caso de la reunión política para apoyar la reelección de Mancha Voraz “nada hay verdad ni mentira: / todo es según el color / del cristal con que se mira»; los adoradores de Yunes Linares la ven como si se tratara de Moises abriendo el Mar Rojo y dan cifras de decenas de asistentes; mientras que los detractores lo consideran un fracaso; la diferencia es que quienes le dan una lectura negativa sí presenta cifras comparativas, mientras que los notiyunes solamente echan las campanas al vuelo.
De acuerdo a la fotografía que difundieron los mismos anfitriones, acudió pura morralla que no rebasa los 150 asistentes; pero hay quién trae “otros datos” y aseguran que fueron 800 panistas ¡Sí cómo no!
Si en verdad hubiera sido así, ellos que son expertos en mercadotecnia habrían utilizado un dron para tomar la foto.
El discurso político del candidato perdedor fue de altura y aseveró que le “romperán la madre a Morena en las siguientes elecciones”; pero pues, si no pudieron hacerlo sirviéndose de toda la infraestructura de Gobierno, ahora que ni la presidencia del partido pueden retener lo vemos difícil; al menos su grupo no será.

GENIO Y FIGURA
Lo que sí es evidente es que Yunes Linares sigue siendo un hombre fuerte; muy menguado pero fuerte aún; que está rompiendo con el esquema que estaba marcado bajo valores entendidos para los ex gobernadores.
Nunca antes en la historia reciente de Veracruz un gobernador saliente había hecho política abiertamente en el estado; ni había seguido moviendo a su gente instalada en el Congreso, ni había tenido un contrapeso de su lado tan importante como es la Fiscalía.
Lo que está sucediendo con Yunes Linares es inédito.
Es evidente (y ya lo hemos mencionado) que lo que está en juego en este momento no es la presidencia del PAN sino la candidatura a la gubernatura; pues si sacan a Mancha Voraz de esa silla se les alejaría en mucho a los Yunes la posibilidad de abanderar la candidatura a la grande estatal… ¡Se va, se va, se fue…!