FALLECE EL MAESTRO CARICATURISTA EDUARDO GOMÉZ
Xalapa. Ver: Eduardo "Nene" Gómez / Revista Tlacuilo
LAVADEROS

Por El Tlacuilo

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2019-07-23

Con el reciente fallecimiento del caricaturista Eduardo “El Nene” Gómez se pierde uno de los más importantes exponentes del género de nuestro país; a sus ochenta y seis años el maestro era el caricaturista que publicaba su trabajo en más periódicos del país, al ser el cartonista nacional emblemático de la OEM; empresa para la que colaboró por más de tres décadas, obviamente desde que solamente era “El Sol de México”.

Recientemente compartió ese abanico de espacios nacionales con el cartonista Osvaldo
Eduardo Gómez falleció la noche del pasado sábado 20 de julio en la Ciudad de México; su deceso impacta a gran parte del gremio del país, pues muchos lo considerábamos nuestro maestro; por su parte él siempre fue generoso con sus enseñanzas.

FUNDADOR DE LA SOCIEDAD MEXICANA DE CARICATURISTAS
Eduardo Gómez fue fundador de la Sociedad Mexicana de Caricaturista organización en la que era su secretario vitalicio debido a que participó como tal durante varias administraciones y se desempeñó de manera relevante en ese cargo.

Para el gremio fue un punto de equilibrio durante las etapas difíciles que ha transcurrido la SMC durante sus más de cuarenta años de existencia.

Junto con los maestros Rius +, Santillan +, Heras, Borja, Castrux, Guasp + y Salazar Berber entre otros caricaturistas emblemáticos de la época, se conformaron como el “Club de Caricaturistas”, que formaba parte del “Club de Periodistas”, para después tomar forma independiente ya como la Sociedad Mexicana que durante varias etapas de la vida política del país ha sido un importante respaldo para el gremio nacional.

GRAN SER HUMANO
“El Nene” era un hombre generoso para transmitir su experiencia; una de sus enseñanzas con las que más me quedo es con la recomendación de “no irse a la cargada”; encomendaba evitar criticar a los personajes de la vida pública que todos critican en determinado momento, “porque no sabemos qué intereses hay detrás de esos ataques y terminamos haciéndole la chamba a algún oscuro personaje”, afirmaba.

Al conversar con Eduardo Gómez no podíamos salir igual de como iniciamos; acompañaba siempre la charla de sus experiencias con una admirable humildad y una calidez fraterna.

Mi afecto permanente al gran Eduardo Gómez; su legado profesional queda en la historia de la caricatura de nuestro país y su bonhomía permanecerá en nuestra alma… ¡Allá nos vemos querido Nene!”