RESQUICIOS DEL PASADO
Xalapa. Ver: Suelta la sopa / Revista Tlacuilo
Javier Duarte suelta la sopa

Revista Tlacuilo
Xalapa. Ver / 2019-07-10

Javier Duarte de Ochoa se había comido solito las acusaciones de corrupción, pero ahora amaga con “soltar la sopa” desde prisión en contra del ex presidente Peña Nieto y de algunos de sus secretarios: "Soy un chivo expiatorio para poder desviar la atención después de todo el escándalo que había en su Gobierno”.

Además antes ya había denunciado una extorsión por parte del entonces ex titular de la PGR, Alberto Elías Beltrán y del ex subprocurador Delitos Federales, Felipe Muñoz Vázquez; misma que dice pagó con dinero que le envió el propio presidente.

"Me siento agraviado por la cacería y la persecución y el linchamiento público descomunal al que me sometió la administración pasada”, asevera el ex gobernador de Veracruz.

ÉSTE SÍ CIMBRARÁ AL PAÍS
Duarte ya ha hablado también de que su renuncia a la gubernatura fue acordada al más alto nivel del pasado gobierno federal: "No fue amenaza, simplemente me dijo: 'Javier, te pide el Presidente por mi conducto que por favor pidas licencia, ya es tiempo que te separes, el clima de crispación entre tú y Yunes es muy fuerte y queremos estabilidad política en una transición tersa y si tú sigues allí no podrá ser posible, te vamos a cuidar, no vas a tener ningún problema, todo está bien”. Lo mismo le dijeron a una prima y le fue peor que a Duarte.

Por si usted tiene duda de qué fue lo que respondió Javidú, ahí les va: “A ver, yo no tengo ningún problema, sepárenme, nada más amárrenle las manos al pinche loco de Yunes, porque está loco y es un cuate que viene enfermo". Con razón está tan encabronijado el ex mandatario.

SOLTANDO LA SOPA
Javier Duarte también ha dicho que su captura al igual que su renuncia fue negociada: “te tienes que entregar antes de la elección del Estado de México, porque de lo contrario no va a funcionar. Y a cambio dejamos a tu familia en paz y tú te entregas”; fue la otra promesa que tampoco le fue cumplida.

Cuando en una charla de café se ha comentado que Duarte es más víctima que victimario inmediatamente salen los odios añejos contra el ex mandatario; pero esa tesis cada vez adquiere más sustento.

Es claro que a Duarte lo agarraron de su puerquito, a ver si ahora la 4T le da la oportunidad de desquitarse siendo testigo en contra de sus verdugos de los que un día fue su aliado.